Icono del sitio Parròquia de Sant Isidre Llaurador

Sin respetos humanos

 

Respetos humanos, tópicos, modas. Condicionantes que nos envuelven como una tela de araña, que no nos dejan aceptarnos como somos y que nos absorben las energías que tenemos, al intentar vivir tal como dictaminan las corrientes que dirigen el mundo.

Empezamos el nuevo año que Dios nos concede con la fiesta de Santa María – que puso la voluntad de Dios por encima de todos los respetos humanos – para ponernos bajo su protección. Pero también para intentar, como hizo Ella, dejarnos obrar por Dios; con la total confianza de que si Dios dirige nuestro camino, todo tiene sentido en Él y todo es para nuestro bien. Aunque no lo entendamos y pensemos que Dios se ha olvidado de nosotros, ante las dificultades que muchas veces tenemos que asumir. Por eso la Iglesia sigue repitiendo: “Feliz tú que has creído porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá”. 

Tampoco tuvieron respetos humanos los Reyes Magos, que representan todas las razas y culturas, y dejándolo todo se pusieron en camino, siguiendo la estrella, buscando la verdad y la sabiduría, cosas fundamentales para la vida de cada uno. Asumen dificultades, contrariedades y la incertidumbre que supone dejar lo cómodo y conocido, para buscar al Salvador del mundo, que finalmente encuentran en la debilidad y ternura del Niño nacido en Belén. Y porque son sabios, saben ver más allá de los ojos de la carne, para ver lo que Dios les estaba revelando.

El final del tiempo de Navidad y el comienzo del tiempo llamado de “durante el año” lo celebramos con la fiesta del Bautismo del Señor. Se nos recuerda e indica de nuevo que, si queremos vivir la vida de manera feliz, tal como Dios quiere, esto es, con esperanza, haciendo el bien y amando y dejándose amar, tenemos que seguir el camino que el Señor nos indica, escucharle a través de su Palabra de salvación y ponerlo en práctica en nuestra vida de cada día, con los que el Señor ha puesto a nuestro lado.

 

Francisco Prieto Rodríguez, pbro. 

Párroco.

 

Editorial Enero 2023

Salir de la versión móvil