¿Quieres recibir información de interés de la Parroquia?

Hoja parroquial, horarios, celebraciones, notificaciones…

Editorial

Respeto y educación

Si nos vamos orientando hacia una nueva etapa de post pandemia, deberíamos considerar que lo fundamental para cualquier proyecto, tanto civil como eclesiástico, ha de tener muy en cuenta las relaciones humanas y procurar crear empatía para poder entender y acoger lo que quiere expresar el otro, en las siempre limitadas palabras.

La descalificación de los que no piensan igual, rezuma muchas veces una violencia impropia de quien se considera con principios e ideales nobles. Todo parece un querer imponer criterios sin diálogo y sin escuchar otras consideraciones. Muchas de las llamadas tertulias televisivas son ejemplo de sectarismos y de falta de educación; eso se transmite a la población pues lo hacen personas que hablan y opinan como si fuesen “entendidas” en todos los temas que tratan. 

Hablar de reglas, códigos, principios y respeto a las leyes humanas o divinas, se considera desfasado y superado por el nuevo orden mundial.

Vivimos tiempos en que el pasado se ignora y donde parece que vamos a inventarlo todo de nuevo, prescindiendo del aprendizaje y de la experiencia, que necesita tiempo, esfuerzo y dedicación. Cosas estas, que modernamente escasean y no se valoran adecuadamente.

Cada medio de comunicación se expresa según su línea editorial, pero no suele invitar a considerar y repensar situaciones o planteamientos. Más que  información, se transmiten valoraciones como si estuvieran hablando los más expertos del mundo.

Entenderse y hacer una sociedad mejor y plural, donde podamos vivir y entendernos todos, pasa indefectiblemente por respetar al que se tiene al lado, tratándolo con educación. Escuchar atentamente lo que el otro dice, hacer el esfuerzo de comprender lo que se nos quiere decir y responder sin agresividad. Si falta esta actitud, el diálogo es imposible.

San Agustín, ya nos decía que debemos saber qué cosas son fundamentales y qué cosas son opinables. Pero que en todo y siempre, debe brillar la caridad.

Francisco Prieto Rodríguez, pbro. 

Párroco.

Editorial Junio 2021