La vida se abre paso

Editorial Mayo

Estamos experimentando que, en medio de tanto dolor, sufrimiento e incertidumbre, la primavera está cumpliendo su misión, que es hacer brotar de nuevo la vida en la naturaleza. Lo que parecía muerto, se llena de vitalidad y color en las más variadas formas y tamaños. De la misma manera y al mismo tiempo, estamos ya celebrando la Pascua que ilumina tantas y diversas situaciones con la esperanza del cielo y la certeza de que no estamos solos en medio de tanta adversidad. De forma inconsciente miramos al futuro para escapar de la dureza del presente. Nos decimos que pronto pasará todo, pero sabemos que ya no todo será igual. Es la prueba de la fe y de la humanidad.

Para vivir como cristianos necesitamos los sacramentos y la unión a Cristo y a la Iglesia. Todo lo demás es relativo y circunstancial y la realidad está haciéndonos ver que se puede prescindir de todo ello. Vivir como cristianos nos ha de llevar a ser hombres y mujeres de bien en todos los aspectos de la vida y del trabajo. Ésta es la gran prueba y verificación de la verdad de nuestra fe, pues no podemos quedarnos solo con decir ¡Señor!, ¡Señor!, pues así no entraremos en el Reino de los cielos.

La Iglesia es la Esposa de Cristo y solo en Él, y en comunión con Él, podemos formar parte de ella. Las estructuras caen y solo Dios permanece.

Para esta nueva etapa que se abre por delante, todos, creyentes y no creyentes, debemos actuar con sincera y auténtica ética profesional. Hablar de ética es hablar de cómo cada persona, en su hacer cotidiano, utiliza los medios de que dispone y de su libertad, para actuar siempre con justicia, rigor e imparcialidad. Solo así podremos vivir una espiritualidad que nos haga madurar, evitando las tentaciones de los espiritualismos que nos apartan de la vida y del compromiso a vivir como hijos de Dios e hijos de la Iglesia.

Francisco Prieto Rodríguez, pbro.

Párroco.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *